viernes, 20 de agosto de 2010

Acérquense al precipicio!

"-Acérquense al precipicio…

-¡Podemos caernos!

-Acérquense al precipicio…

-¡Está muy alto!

-¡Acérquense al precipicio!




Y ellos se acercaron,

Y él los empujó,
Y ellos volaron".


(Christopher Logue, poeta inglés)



La primera vez que leí este pequeño poema de Christopher Logue recuerdo que me tuvo un buen rato pensando. De hecho me tuvo bastante tiempo pensando...
Creo que en estas 8 líneas se aborda un tema sumamente profundo y complejo con una metáfora muy potente.
El tema de fondo es el miedo al CAMBIO, pero no cualquier cambio. Se trata de cambios radicales que pueden transformarnos en todo sentido y la metáfora que utiliza Logue es la del Precipicio.
Todos nos hemos enfrentado alguna vez a una situación en que nos sentimos muy cerca de este "precipicio". Generalmente coinciden con momentos de crisis o de grandes decisiones que sabemos que van a ser verdaderos puntos de inflexión en nuestras vidas.
Este precipicio no es más que una "barrera psicológica", es el límite del ser que hemos sido hasta ahora y nos presenta la posibilidad de un cambio radical, del comienzo de una "nueva versión" de nosotros mismos. El abismo que se observa desde este precipicio es un espacio vacío, desconocido, amenazante... un lugar en el cual podríamos caer de muy mala forma (y fracasar).
Le decisión de renunciar a un trabajo, asumir un cargo muy importante en una empresa, irse a vivir al extranjero, formar una familia, terminar una relación, el paso de estudiante a profesional, comenzar una nueva aventura empresarial o la muerte de alguien muy importante para nosotros son todas situaciones en las que nos sentirnos vulnerables frente a los grandes cambios que enfrentamos y a un territorio desconocido, amenazante y un futuro incierto.
Pero hay otros elementos interesantes en el poema de Logue. Hay un personaje que invita a los demás a acercarse al precipicio (a sus propios precipicios) intentando que venzan sus miedos a lo desconocido y que eventualmente los empuja al vacío. 
Lo notable es lo que pasa después... Ese miedo casi irracional que sentían esas personas a acercarse a sus propios precipicios, más que terminar en fracaso se convierte en un vuelo exitoso.

Esto se parece mucho a lo que pasa en un proceso de Coaching
Hay una persona con miedo de acercarse a sus "precipicios". Hay un territorio incierto y amenazante por delante y está el Coach, que se va a encargar de que esta persona vaya lentamente acercandose a sus precipicios, venciendo sus miedos, cerrando sus brechas, dándose cuenta de cosas que antes no veía y analizando de manera sistémica su problema.
Y muchas veces lo que pasa es que para lanzarse a este precipicio solo basta un pequeño "empujoncito", que no significa que el Coach va a obligar a la persona, o que va a decidir por ella ni mucho menos. Solo significa que va a ser un "espejo" en el cuál la persona puede verse con más claridad, va a ser alguien que le da confianza, que le tiende las manos y le dice "lánzate, yo te voy a apoyar y sostener", y es finalmente la persona la que decide lanzarse.
Lo más probable es que descubra que en vez de caer, vuela. 
Que en vez de desintegrarse con la caída, se libera. 
Que en vez de fracasar, triunfa.

Y una vez que sucede esto, la persona nunca más vuelve atrás y nunca más vuelve a ser la misma...



Saludos a todos!


D.M.P

2 comentarios:

  1. Buenísimo post!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Mu encantó!
    Gracias por compartir todos estos temas con nosotros.

    Graciela.

    ResponderEliminar